ParapShock, la leyenda

Pues todo ha empezado con esta entrada en el blog de Arkangel que me ha traído de golpe innumerables recuerdos de mis primeros ordenadores, un ZX Spectrum+ al que le sucedió un +3 (conservo ambos), y de una época (los 80) que en mi mente ha quedado catalogada como mágica, creativa, espiritual y el final de un padecimiento, mi adolescencia.

Si me dedico a esto de la informática es decisivamente por culpa de aquel pequeño ordenador al que tantas horas dediqué y con el que tantas cosas aprendí, porque jugar, jugué bastante, pero si hay algo que hice fundamentalmente con él fue programarlo; y uno de esos programas que se ha mantenido con vida propia en los archivos de esos reductos de la internet que siguen dedicando admiración al Spectrum fue precisamente un juego, un juego al que llamé ParapShock.

He quedado con Arkangel en que desempolvaría todo el material que aún guardo de aquel desarrollo para ver si podía escribir una especie de “Cómo se hizo… ParapShock” y creo que voy a tener para dos o tres entradas, así que voy a empezar, pero voy a empezar por el final.

El juego lo terminé de programar en 1988 que es el año que aparece en el copyright de la pantalla de carga del juego y que fue lo último que hice para el programa. En ella también aparecía mi nombre y el nombre inventado de una empresa, EGOSOFT, para darle ese aspecto profesional al juego (como algunos han valorado) que a mí me gustaba. ¿Y en qué consistía?, pues era un juego de plataformas que intentaba emular al Abu Symbel Profanation de la legendaria Dinamic Software. Ni que decir tiene que cuando lo terminé ya estaba tecnológicamente obsoleto (el Profanation era del 85) y nunca fue mi propósito comercializarlo, mi ilusión era que apareciera publicado en MicroHobby, la biblia de los que amábamos aquel ordenador. La revista ya llevaba tiempo publicando demos de juegos en cintas de casette y pensé que sería el medio ideal para culminar aquel trabajo. Lo envié a ver qué pasaba y mire usted por donde que acabaron aceptándomelo y publicándomelo.

¿Y de qué iba? Pues la historia que justificaba el juego era para rilar, que de manera resumida aparecía en la intro que se mostraba al inicio del juego:

Una curiosidad que he encontrado por la red, NeilParsons resuelve en una adivinanza el nombre del juego con unas pocas palabras de la intro anterior que le propone un tal rockersuke. Me quito el sombrero por los dos spectrumaniacos.

Y las instrucciones para jugar las pusieron en la carátula que diseñaron los de MicroHobby (no sé si José María Ponce tendría algo que ver) para la cinta de cassette:

Y por ahora ya he escrito suficiente. En una próxima entrada contaré más sobre los detalles técnicos y las curiosidades del desarrollo. ¡Ay, qué bonico es recordar todo esto!

7 comentarios
  1. Arkangel
    Arkangel Dice:

    ¡En 1988 tenía yo 10 añitos!

    Muy curioso eso de que la pantalla de carga fuera lo último que hiciste. Si lo comparamos con el desarrollo de juegos de hoy, que lo primero que se hace (y a veces lo único) es la web del juego…

    Muchas gracias por estas entrada (y las que prometes). Siempre estuve "al otro lado", y con lo que se hoy en día podía intuir cosas, pero saberlas de priemra mano producen una sensación difícil de describir.

    Y oye, tu juego apareció en la portada de Microhobby justo al lado del Spy Hunter. ¡Qué nivelazo!

    Responder
    • anónimo
      anónimo Dice:

      Siempre pensé que el Parapshock había sido un juego infravalorado, a mi la impresión que me daba era de juego comercial (e incluso mejor que algunos que había en tienda) y le dediqué horas y horas de mi adolescencia.

      El juego tenía un ambiente muy peculiar, me metía mucho en él, me encantaba, y llegué muy lejos, aunque en ese momento no fui capaz de acabarlo. Si no recuerdo mal una vez cogí todos los objetos, pero solo me quedaba una vida y no fui capaz de pasar la "zona prohibida inferior", el mismísimo infierno. Recuerdo que me sobrecogió al entrar porque cambiaba el escenario (había unas camillas y unos focos o algo así). Grandes recuerdos, si señor.

      La informática fue avanzando, y muchos años después y con el PC ya establecido, vinieron los emuladores. Volví a revivir buenos momentos con ellos, y volvió el Parapshock. Y me propuse acabarlo porque tenía muchísima curiosidad, aún sabiendo que muchos juegos de Spectrum ponían un simple texto… o nada.  Pero ay!… los años no pasan en balde, dificultad infernal (nunca mejor dicho), estaba ya muy mal acostumbrado a los fáciles juegos de consola. Así que recurrí a los antiguos "Pokes". Y el Parapshock… tenía final! Lo sabía. Sabía que este juego había sido hecho con mucho mimo, tenía que tenerlo, y además con un gráfico nuevo. Me hizo muchísima ilusión.

      Y pasaron unos años más. Y surgió el "boom" de internet. Estuve buscando información de la tal "egosoft" por google y por todos lados. Nada de nada, era como si ese grupo de programación no hubiera existido nunca, como era posible cuando habían sacado un juego con tanta calidad? Lo máximo que conseguí investigando por WOS, para mi sorpresa, fue que solo habían sacado ese juego, y un nombre: Manuel Cillero. Pero nada más.

      Quien me iba a decir a mi que unos años más tarde iba a ir a parar a la propia página del programador 🙂

      Simplemente me gustaría dejar aquí constancia de esos recuerdos y experiencias, que sepas que tu juego me ha hecho pasar muy buenos ratos y que lo he disfrutado, muchas gracias de corazón. Seguiré atentantemente las siguientes entradas, me trae un montón de recuerdos y me parece muy interesante.

      Gracias de nuevo y recibe un cordial saludo!

      Responder
  2. Orejapico
    Orejapico Dice:

    Nunca habría imaginado acabar de rebote en un blog del autor de uno de los juegos que más marcaron mi época de microhobbyadicto. Es uno de los juegos que más claramente recuerdo, y por supuesto, me lo terminé entero en su época, aunque lo suyo me costó (tardes y tardes frente a la pantalla). Recuerdo especialmente el personaje que manejabas, una especie de patata rebotadora con gorrito de dormir, así como la particularidad de empezar cada partida en un sitio diferente (había como cuatro o cinco inicios aleatorios).

    Felicidades por tu programa, compañero. Yo también creí que habría detrás una empresa, aunque sabía que no era de ninguna de las "grandes" (Dinamic, Topo, Opera… ya sabes). Es lo que tenían los juegos en aquella época, cualquiera con conocimientos podía currárselos en casa tranquilamente, y no como ahora, que el presupuesto de algunos juegos supera de largo al de muchas películas. Cuánto genio desperdiciado por falta de medios.

    Saludos!

    Responder
  3. fernando
    fernando Dice:

    En el 88 tenía yo 6 añitos y como aficionado al spectrum, de todos los juegos que puedo recordar, que no son pocos, este es sin duda el que más me gustó. Supongo que porque era algo más jugable que otros como el Abu simbel (yo era bastante torpe y poco paciente). La verdad es que me trae muchos recuerdos.

     

    Un saludo.

    Responder
    • manuel cillero
      manuel cillero Dice:

      Muchas gracias por tu comentario Fernando.

      Confieso el pudor que me produce responder a los generosos comentarios que se han dejado aquí, pero aprovecho el tuyo para expresar primero la alegría que me da saber que habéis disfrutado de ParapShock casi tanto como yo disfruté haciéndolo, y segundo para dar las gracias por dejar aquí vuestras impresiones.

      Para compensar mi silencio voy a hacer una confesión, a ver si os sorprende; resulta que yo mismo nunca llegué a completar el juego. Durante el desarrollo me aseguré de que se podían completar las distintas fases de manera independiente, pero nunca supe realmente si una vez todo unido se podía jugar y terminar de una sentada. Afortunadamente hubo quien se encargó de facilitar la vida a los jugones con POKE’s indispensables 🙂

      Responder
  4. Adrian
    Adrian Dice:

    Pues yo tambien me dedique a la informatica por culpa de estos cacharrillos, je, je, tambien mi primer ordenador fue un zx spectum, en concreto el +2A. Llegue un poco tarde a ser poseedor de un ordenador, que compre con mi primer “sueldo” de las practicas de FP, pero empece a conocer la informatica en los recres de FP en los que subiamos a experimentar con los ZX81, HitBit que tenia un profesor igual de loco como nosotros por la informatica. Eso si, yo me dedique y me dedico a la parte hard de los ordenadores, nunca tuve tiempo para dedicarme a fondo a programar y solo hice pequeños programillas simplones…

    Despues de mucho tiempo, incluso le di mi Spectrum a un amiguete, me entro la locura de coleccionar los equipos de aquella época, sobre todo Sinclair, de los que con suerte y no poco dinero puedo decir que complete todos los modelos, que saco cada poco tiempo para seguir jugando a aquellos juegos que me flipaban…y me flipan.

    Mis juegos de preferidos siguen siendo Manic Miner, Knight Lore, los Phantomas I y II, Abu Simbel y por supuesto Parapshock que descubri en su momento en las cintas que aun poseo del Microhobby…todavia sigo jugando con el en ratos perdidos y me alegro de que nos hagas una intrahistoria de como lo hiciste para poder ver, con envidia, los pasos de crear, para mi, un pedazo de juego.

    Responder
  5. anónimo
    anónimo Dice:

    Pues yo tengo toda la coleccion completa de la revista junto con sus cintas y este juego era uno de mis preferidos.

    Me a traido buenos recuerdos leerte.

    Un saludo!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Dejar un comentario