Mi sitio, ahora, con WordPress

Hace ya diez días que Drupal tuvo su día D, D de Drupal claro, porque finalmente se liberó la esperadísima versión 8 para mayor alegría de su legión de adeptos. Pero también era el inevitable principio del fin de la longeva versión 6, que ha sido algo así como el Windows XP de los gestores de contenido.

Y es que el modelo de desarrollo para introducir cambios en Drupal 8 ha generado cuellos de botella que retrasaban una y otra vez la liberación del código, dando tiempo a la consolidación de Drupal 7 y prórrogas continuas a Drupal 6.

El caso es que usuarios, desarrolladores y propietarios de sitios creados con Drupal 6 han disfrutado de una plataforma de gestión de contenidos estable y segura durante mucho tiempo y con una considerable cuota de implantación en sitios web de todo el mundo. Pero ahora ya sabemos que el próximo mes de febrero finalizará el soporte a Drupal 6 y, por tanto, acabará la publicación de parches corrigiendo errores o tapando agujeros de seguridad.

Mi sitio, al menos su parte pública, estaba creada con Drupal 6, y aunque he cuidado muchos aspectos como la integración de estándares HTML5, CSS3 y diseño responsive en una plataforma que no fue pensada para ello, había llegado el momento de tomar una decisión sobre su futuro, el futuro de mi sitio web quiero decir.

Opciones

Podía optar por migrar a Drupal 7, también muy robusto y con un parque de módulos y temas inmenso, a sabiendas de que ese esfuerzo tendría que volver a hacerlo en poco tiempo para migrar a Drupal 8. Además, seguro que los responsables y equipos de desarrollo de Drupal han aprendido la lección y posiblemente serán capaces de liberar las nuevas versiones de Drupal en menos tiempo.

Otra opción podría haber sido esperar a tener un conjunto de módulos y temas más amplio para el recién liberado Drupal 8 y pasar directamente de la 6 a la 8 aprovechando sus herramientas de migración de contenido que aseguran ser precisas y fiables, y confiando en su seguridad hasta ese día.

Pero he optado por la tercera vía, he entendido que mi sitio era “convencional” en forma y fondo, a pesar de las muchas horas que le he dedicado a sus tripas, y que todas las cosas que había hecho con desarrollos propios ahora estaban más que resueltas en herramientas como WordPress.

Decisión

Así que pensado, dicho y hecho. No creáis, me ha dolido un poco tomar esta decisión.

Ni que decir tiene que durante un tiempo este sitio estará algo descuajaringado, los contenidos ya han sido migrados manteniendo mayoritariamente sus URLs y su estructura de origen, y poco a poco tendrá el aspecto que deseo. He descartado hacerlo en un entorno de desarrollo porque durante una temporada este cambio va a ser el hilo conductor de mis próximas entradas, que resumiría en cómo migrar de Drupal 6 a WordPress y no morir en el intento.

3 comentarios
    • Manuel Cillero
      Manuel Cillero Dice:

      Sí, sin ninguna duda. Aunque a fecha de hoy puedo decir que la mayor parte de la documentación ya tiene sus enlaces correctos, excepto las imágenes que aún requieren una última revisión.

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] los datos cargados y el sitio funcionando sobre WordPress llegó el momento de depurar los flecos y elegir la envoltura. Como quiero minimizar cualquier […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Dejar un comentario