Mis primeras impresiones sobre el MacBook Pro

Una semana desde que recibí mi recién comprado MacBook Pro y ya tengo unas primeras impresiones para contar a todos. Tengo que decir que también soy novato en Mac OS X y en la filosofía que Apple tiene de eso que llaman experiencia de usuario. Empezaré, claro está, con lo que me ha gustado:

  • Lo primero que llama la atención es su presentación. La verdad es que el MacBook Pro está pensado para fardar. Aunque está claro que existen otros portátiles con mejores prestaciones por igual o mejor precio, aún no he visto ninguno con el nivel de preciosismo que Apple ha logrado imprimirle a sus MBP; estoy hablando de la carcasa de una sola pieza, del teclado retroiluminado o del trackpad de vidrio sin botones al que te acostumbras tan rápido que cuando trabajas con otros portátiles uno se empeña sin éxito en pulsar reincidentemente sobre el tapetillo táctil esperando que responda como el del MBP. Aunque parece que por dentro está igualmente cuidado.
  • Después, tras ponerlo en marcha y realizar la configuración inicial, lo que impresiona es su rendimiento. Porque Mac OS X sobre un i5 a 2,53 GHz, con los 4 GBytes de RAM que vienen de fábrica y un disco a 7200 rpm (el presupuesto era de locura cuando se le añadía memoria o se le ponía una unidad de estado sólido) funciona de maravilla, sin ninguna sensación -por ahora- de sobrecarga cuando se fuerza la multitarea en el equipo. Por ejemplo, ahora mismo tengo un Windows XP SP3 en una máquina virtual de Parallels con 1 GB asignado, que tiene su antivirus y todo, e integrado en el escritorio de Mac OS X en modo Coherence, con un par de documentos Word abiertos, una presentación PowerPoint; y una conexión VPN abierta con mi centro de trabajo con una sesión VNC. Ya en el escritorio del Mac OS X tengo una sesión de Firefox con 15 pestañas cargadas y otra de Google Chrome con el GMail y el GCalendar; y también tengo en ejecución el TweetDeck y un terminal en el que estoy ejecutando el comando top para comprobar el uso de la memoria virtual. De fondo escucho música con el Spotify y he arrancado el iMovie para forzar un poquito el equipo, pero las aplicaciones se siguen abriendo con fluidez, y la alternancia entre aplicaciones resulta ágil y rapidísima. De todas formas imagino que no estará de más tener a mano esta guía para mejorar el rendimiento de Mac OS X.
  • La instalación de software resulta muy sencilla y con ningún programa de los que he instalado he tenido problemas. Los programas vienen empaquetados en un formato llamado dmg con todo lo necesario para instalar en la carpeta de aplicaciones.

Y ahora, las cosas que menos me han gustado o, por lo menos, que aún no he resuelto:

  • Ya lo había leído por ahí, se calienta demasiado. La primera hora puedes aguantar el equipo en tu regazo, pero a partir de ahí ya puedes empezar a buscar un soporte alternativo o que aproveches para quemar grasa de los muslos, porque la temperatura llega a ser incómoda. He leído soluciones de risa y otras basadas en software que controlan los ventiladores del portátil y que probaré en algún momento.
  • Entre las pocas cosas que he llegado a probar con detenimiento he comprobado, bastante sorprendido, que el navegador Safari me ha parecido lento comparándolo con los otros navegadores de internet que utilizo.
  • No me arrepiento de haber gastado un extra en la pantalla antirreflectante, sin embargo ese gasto extra traía consigo un aumento de píxeles para mejorar la resolución un no-sé-cuántos por ciento. Esto que debería ser una característica positiva tiene un efecto colateral para el que, por ahora, no he encontrado solución, y es que resulta que se ve todo muy pequeño (“algo pequeñito, uououom, algo chiquitito, uououo“). Echo en falta en Mac OS X un mecanismo para ampliar el tamaño de la letra de manera general en todo el escritorio y no sólo manejando las opciones particulares de cada programa.

Y no he tenido tiempo para mucho más porque fundamentalmente he estado habituándome a las nuevas combinaciones de teclas, a conocer un poco las aplicaciones que vienen instaladas de base y cosas así. Estoy deseando empezar a descargar fotos para manejar el iPhoto o conectarle la cámara de video para ver cómo reacciona el iMovie manejando peliculillas de 1080 líneas.

Unos apuntes adicionales

  • Al iniciar Mac OS X el primer usuario que se crea será administrador del equipo, por lo que es conveniente usar un nombre apropiado como Administrador o similar y un directorio de inicio (home) acorde, p.e. admin.
  • Luego, desde las Preferencias del Sistema se podrán crear tantas cuentas de usuario como sean necesarias, pero esta vez deberán ser cuentas estándar. Usando una cuenta estándar aseguraremos la integridad de nuestro sistema y no supondrá ningún engorro a la hora de, por ejemplo, instalar aplicaciones, porque bastará con identificarse como usuario administrador en una ventana emergente sin tener que cerrar la sesión activa.
  • Por lo pronto le he instalado el Firefox (con el que navego habitualmente), el Google Chrome (que precisamente ha dejado de ser beta para Mac, con el que accedo a mi información en “la nube“, o lo que es lo mismo, para usar el GMail, el GCalendar y el GReader), el Evernote, y el OpenOffice.org.
  • Sin olvidar Parallels que permite crear máquinas virtuales para instalar otros sistemas operativos. Aún necesito Windows para trabajar y esta me pareció la mejor alternativa; sencillamente espectacular.
6 comentarios
  1. anónimo
    anónimo Dice:

    Hola :

    Yo también tengo el mismo problema que tú. Todo se ve muy pequeño. Pensé que era un problema del MacBook Pro pero me dicen que  no. El problema es general en todos los Mac, desde que se ha lanzado el Snow Leopard. Hay muchas quejas en Internet sobre este punto. Si te fijas en el Mac Mail le pones los iconos grandes y como si nada.

    El problema no lo tienes solamente en el MacBook Pro, sino en toda la gama de ordenadores Apple. Un amigo mío tiene uno de 22" y comentó ayer lo mismo: para escribir, está con la nariz pegada al ordenador y acaba, como todos, con dolores de ojos.

    Esta mañana he hablado con Apple de este asunto y les he comentado que tanto en páginas epañolas (Macacuarium) como americanas hay quejas sobre este asunto.

    Se me ofrece la posibilidad de cargar Windows, pero eso supone no romper definitivamente con PC. Y claro, si sigues "enganchado" a PC lo más normal es que la próxima vez te compres un PC, `primero porque es más barato (por EUR 600 consigues cosas que no están mal) y en segudo lugar, porque te da más flexibilidad (multitud de accesos directos, posibilidad de que las ventanas de los programas se abran directamente maximizadas, sin necesidad de estarlas arrastrando por el extremo inferior derecho, etc.).

    Estoy a la espera de que la gente de Steve Job me responda. Mientras tanto me paso el día dándole a la tecla ctrl + para ampliar la pantalla y no quedarme ciego.

    Responder
    • manuel cillero
      manuel cillero Dice:

      Efectivamente, lo poco que he encontrado hasta ahora no me ha aportado ninguna solución y todo parece indicar que será una funcionalidad a incluir en próximas versiones de Mac OS X. Por ahora pienso en los que han adquirido o van a adquirir los nuevos iMac de 27", ¿cómo podrán leer con normalidad en un monitor con una resolución nativa de 2.560 x 1.440 píxeles?.

      De todas formas, cuando empecé a buscar las primeras referencias sobre el problema recuerdo haber leído sobre un complemento (o Preference Pane), de nombre Secrets, que se instalaba en las Preferencias del sistema y que permitía acceder a innumerables parámetros de Mac OS X y modificarlos. Uno de esos parámetros es el Global User Interface Scale Multiplier que, según parece, permite cambiar el factor de escala del interfaz de usuario sin modificar la resolución. Aunque llegué a instalarlo, no hice ninguna modificación porque aún no tenía, ni tengo, la confianza necesaria para manejar estos parámetros del sistema con conocimiento de causa. Recuerdo haber leído el caso de un usuario que erróneamente había puesto un factor de escala 9 y no era capaz de volver a su configuración inicial.

      Curiosamente, cuando googleaba para recordar el nombre del complemento que he citado antes, encontré estas dos páginas con otra alternativa (algo antigua) para modificar el factor de escala usando las utilidades de desarrollo Xcode y que quizás también te pueda servir de ayuda. Yo, por ahora, me he acostumbrado al nuevo tamaño, pero si tuviese una forma fácil de modificar los ppp, seguramente lo ampliaría.

      Responder
    • manuel cillero
      manuel cillero Dice:

      Más fácil de aplicar es esta otra alternativa que posiblemente hace lo mismo que las opciones propuestas en mi anterior comentario pero de una manera mucho más sencilla y directa. En este caso sí la he probado pero los resultados no son del todo satisfactorios; todos los factores de escala que he aplicado (1.05, 1.10, 1.25 y 1.50) producen un difuminado general en las ventanas, textos e imágenes que a mí personalmente no me gusta.

      Responder
  2. anónimo
    anónimo Dice:

    Sigo a la espera de que la gente de Apple me dé una respuesta al tema de lo pequeños que se ven los iconos. Esta tarde, he estado en "El corte inglés" y en una pantalla de 24" el problema es el mismo.

    Los foreros de Macuarium sugieren que se llame a Apple para darles la "barrila" y que saquen un parche para corregir este incómodo problema

    Responder
    • manuel cillero
      manuel cillero Dice:

      Recuerda que para cambiar el tamaño de los iconos en el escritorio basta con acceder a la opción del Finder > Visualizacion > Mostrar opciones de visualizacion siempre que no tengas ninguna ventana activa. Verás dos controles para cambiar el tamaño del icono y el espaciado de la cuadrícula del escritorio, así como un control para modificar el tamaño del texto, entre otras opciones.

      Responder
  3. anónimo
    anónimo Dice:

    Hola Manuel:

    El otro día llamé a Apple y pedí que me pasaran con una instancia superior ya que los técnicos de primer nivel no daban con la respuesta adecuada. Me pasaron con un tal Gerardo, el cual me comentó que habían recibido varias llamadas de personas protestando por el mismo problema con los iconos y la letra de las aplicaciones. Muchas eran personas con problemas de capacidad visual las cuales, por la terquedad de Apple, se iban a tener que aguantar con lo que había.

    Como es lógico, le pregunté a este señor si antes de sacar el producto al mercado se les había ocurrido "testarlo". No es muy difícil darse cuenta del tamaño que tienen las aplicaciones y que casi, casi, te hace falta una lupa para leer las letras. Además, le sugerí que tampoco hubiera sido muy complicado acercarse por una tienda de informática y ver en Windows el tamaño de los iconos y la letra que tienen las aplicaciones. A este respecto, le recordé que en Word para Windows nunca había utilizado el zoom, en cambio en Word para Mac lo había tenido que poner al 150% para poder escribir con cierta comodidad.

    Al final, le comenté que de persistir este problema no me quedaría más remedio que volverme a Windows porque no estoy dispuesto a perder la vista por cuatro indocumentados a los que no se les ocurre comparar el producto con otro y tratar de mejorarlo en aquello en que falla y aprovechar lo que es bueno.

    Para mi sorpresa me respondió que por el momento los ingenieros de Apple no tienen proyectado sacar ningún parche, ni niguna utilidad para solventar el problema.

    Me sugirió, eso sí, que usara el Zoom del ordenador o que, en todo caso, instalara un programa que se llama TinkerTools con el cual podría modificar la letra del sistema operativo. Me lo he bajado, lo he probado y no sirve para nada.

    En cuanto al "Secrets", lo probé anteayer y estuve trasteando con él. Amplié la ventana pero volver a la posición normal no fue fácil. Tuve que hacerlo a golpe de barra lateral y paciencia.

    De todos modos, te agradezco mucho la ayuda. Por cierto, en Macuarium la gente no parece muy contenta con este problema. Si los de Apple "se bajaran del burro" todos estaríamos más felices.

    Gracias por todo y te envío un fuerte abrazo,

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Dejar un comentario