Imagino que Keepers es ese tipo de películas que tienen que ser un caramelo para cualquier actor. Sólo tres protagonistas principales cargando con el peso de la película, Gerard Butler, que también es uno de los productores, pero también Peter Mullan y el más joven, Connor Swindells. Y luego está el faro, la isla, el mar. Y lo inesperado.

Me ha parecido una historia sobre la inevitabilidad —si es que el palabro existe–. Porque como insistían los personajes tras cada suceso que les acontece, no hacían más que lo que no tenían más remedio que hacer, ya fuese por salvar la vida o salvaguardar ese futuro envenedado que les llegó en forma de cofre del tesoro.

Le pongo tres estrellas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *