Nunca prediques porque tienes …

Nunca prediques porque tienes que decir algo, sino porque tienes algo que decir.

Otras citas
  • Hay un límite en el que la tolerancia deja de ser una virtud.
  • El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado.
  • No hay nada hecho por la mano del hombre que tarde o temprano el tiempo no destruya.
  • La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.

  • Yo soy un hombre de gustos sencillos: siempre me conformo con lo mejor.