Nunca prediques porque tienes …

Nunca prediques porque tienes que decir algo, sino porque tienes algo que decir.

Otras citas
  • El hombre superior es el que siempre permanece fiel a sus esperanzas. No perseverar en ellas es el estilo del cobarde.

  • Después de aquellos que ocupan los primeros puestos, no conozco a nadie tan desgraciado como quien los envidia.

  • El árbitro considera la equidad, el juez la ley.

  • Uno puede saber cómo obtener una victoria, y no saber cómo utilizarla.

  • El mundo ha sido creado para ser recreado.