Nunca prediques porque tienes …

Nunca prediques porque tienes que decir algo, sino porque tienes algo que decir.

Otras citas
  • Quien se empeña en pegarle una pedrada a la luna no lo conseguirá, pero terminará sabiendo manejar la honda.

  • La imaginación consuela al hombre de lo que no puede ser. El humor, de lo que es.

  • Las conversaciones siempre son peligrosas si se quiere esconder alguna cosa.

  • La belleza es una carta de recomendación que nos gana de antemano los corazones.

  • El futuro tiene muchos nombres. Para el débil, lo inalcanzable; para el temeroso, lo desconocido; para el valiente, la oportunidad.