Casi nunca es demasiado …

Casi nunca es demasiado tarde para llegar a ser lo que podríamos haber sido.

Bendito sea el hombre …

Bendito sea el hombre que no teniendo nada que decir, se abstiene de demostrárnoslo con sus palabras.

Otras citas
  • No pido riquezas, ni esperanzas, ni amor, ni un amigo que me comprenda; todo lo que pido es el cielo sobre mí y un camino a mis pies.

  • La sorpresa es el móvil de cada descubrimiento.

  • Los hombres más eruditos no son precisamente los más sabios.

  • Tan perjudicial es desdeñar las reglas como ceñirse a ellas con exceso.

  • Demostrar gratitud con moderación es un signo de mediocridad.