Alguien me habló todos …

Alguien me habló todos los dí­as de mi vida
al oí­do, despacio, lentamente.
Me dijo: ¡vive, vive, vive!
Era la muerte.

Otras citas
  • Nada vale la pena de ser encontrado sino lo que jamás ha existido aún.

  • La única manera de ser seguido es correr más deprisa que los demás.

  • Nunca haga aquello por lo que no quiere que se le conozca.
  • La vida cobra sentido cuando se hace de ella una aspiración a no renunciar a nada.

  • El éxito consiste en obtener lo que se desea. La felicidad, en disfrutar lo que se obtiene.