Desgraciadamente, la calma no …

Desgraciadamente, la calma no es la ley del océano ni la de la vida.

Otras citas
  • Hay que saber dónde está el límite para poder llegar.

  • No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo.
  • El derecho a ser dejado en paz es, sin duda, el principio de todas las libertades.

  • La retentiva es el sello de la capacidad.

  • El tiempo no es oro, el oro no vale nada. El tiempo es vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *