Así Habló el Maestro Programador:

“Sin el viento, la hierba no se mueve. Sin software, el hardware es inútil.”

8.1

Un novicio preguntó al maestro: “Me he dado cuenta de que una compañía de ordenadores es mucho mayor que todas las demás. Se eleva sobre sus competidores como un gigante entre enanos. Cualquiera de sus divisiones podría abarcar un negocio entero. ¿Porqué es esto así?”.

El maestro respondió, “¿Porqué haces preguntas tan tontas?. Esa compañía es grande porque es grande. Si sólo hiciera hardware, nadie lo compraría. Si sólo hiciera software, nadie lo usaría. Si sólo mantuviera los sistemas, la gente la trataría como un sirviente. Pero como combina todas estas cosas, ¡la gente cree que es uno de los dioses!. Por no preocuparse en buscar, la gente es conquistada sin esfuerzo”.

8.2

Un día, un maestro programador aprobó a un programador novicio. El maestro notó la preocupación del novicio por un juego de consola portátil. “Perdona% dijo, “¿puedo examinarlo?”.

El novicio se puso firme y entregó el aparato al maestro. “Veo que el aparato dice tener tres niveles de juego: Fácil, Medio y Difícil”, dijo el maestro. “Y sin embargo todo aparato tiene otro nivel de juego, en el que el aparato no busca conquistar al humano, ni ser conquistado por el humano”.

“Os ruego, gran maestro”, imploró el novicio, “¿cómo se encuentra ese misterioso nivel?”.

El maestro tiró el aparato al suelo y lo rompió bajo el pie. Y de pronto en novicio fue iluminado.

8.3

Había una vez un programador que trabajaba sobre microprocesadores. “Mira qué bueno soy aquí”, le dijo a un programador de mainframes que vino de visita, “Tengo mi propio sistema operativo y dispositivo de almacenamiento de archivos. No tengo que compartir mis recursos con nadie. El software es consistente consigo mismo y fácil de usar. ¿Porqué no quieres abandonar tu trabajo actual y unirte aquí conmigo?”.

El programador de mainframes comenzó entonces a describir su sistema a su amigo, diciendo: “El mainframe está sentado como un anciano sabio meditando en medio de un centro de datos. Sus unidades de disco se encuentran de punta a punta como un gran océano de maquinaria. El software es tan multifacético como un diamante, y tan enrevesado como una jungla primitiva. Los programas, cada uno único, se mueven a través del sistema como un río de corriente rápida. Es por esto que soy feliz donde estoy”.

Al escuchar esto, el programador de microcomputadoras cayó en silencio. Pero los dos programadores siguieron siendo amigos hasta el fin de sus días.

8.4

Hardware encontró a Software el la carretera de Changue. Software dijo: “Tú eres Yin y yo soy Yang. Si viajamos juntos seremos famosos y ganaremos grandes sumas de dinero”. Y así fueron juntos en adelante, pensando conquistar el mundo.

Al rato se encontraron con Firmware, que iba vestido con trapos hechos jirones y cojeaba sosteniéndose con un espinoso bastón. Firmware les dijo: “El Tao se encuentra más allá del Yin y el Yang. Es silencioso y tranquilo como un estanque de agua. No busca fama, es más nadie conoce su presencia. No busca fortuna, puesto que es completo en sí mismo. Existe más allá del espacio y el tiempo”.

Software y Hardware, avergonzados, volvieron a sus casas.